lunes, 25 de junio de 2012

Posición 13 en la carrera más loca. Oulton Park

No tengo blog suficiente para contar todo lo que pasó en Oulton Park, pero pese a el puesto, os puedo decir que volvimos, líderes, contentos y con la sensacion de haber tenido suerte... mucha suerte.


El Viernes en los entrenamientos diluvió, y vivimos un momento muy bonito. Manuel Cintrano por primera vez fue más rápido que yo. Que a quien enseñas a hacer algo un día lo haga mejor que tu cabrea mucho, pero por otro lado te hace muy feliz. Manuel hizo unos entrenamientos casi impecables, siendo además la combinacion más rápida al menos en agua.

Para el Qualy no sabíamos que esperar, para esta carrera no estaba ni el Ginetta ni el Rapier, pero en su lugar estaban el Aquila (Posiblemente el GT más rápido del mundo) y el nuevo Chevron GT3 conducido por Anthony Reid, una leyenda de los GT´s y del BTCC, contra el que es un honor competir.

Finalmente fuimos segundos para la parrilla tras el Ferrari de Shulz, a tan solo 1,5 décimas, pero por delante del Aquila de Berridge y del Chevron de Reid, los cuatro en un pañuelo. La carrera se preveía divertida.




La salida ya daba una idea de como serían las cosas. Todo el año hemos competido muy duramente 4 o 5 coches, pero siempre con deportividad... hasta que llego Berridge con el Aquila. Ya tuve un problema con el el año pasado y casi llegamos a las manos, y parece que este año voy a tener que esforzarme para que no sea así (Por mi licencia más que por respeto a el).

En la salida Berridge se tiró a muerte contra el Ferrari y contra mi, casi sacándonos de la pista y colándose segundo. Desde ahí tuvimos una batalla muy bonita los tres, aunque Berridge muy duramente contra el Ferrari de Shultz con nosotros a la espera..

Derrepente un safety car. En la resalida de un safety, esta prohibido adelantar hasta cruzar la línea de meta, si lo hicieses estarías penalizado. Cuando  se quitó el safety, metros antes de la línea el Aquila clavó los frenos, tratando de obligarme a adelantarle antes de la línea produciendo mi penalización. Por suerte yo tuve la suerte de parar antes y evitarlo por los pelos. Con ello casi causamos un accidente en los coches de detrás que venían ya a fondo. Esta maniobra completamente inmoral ya me enfadó mucho, pero no contento con ello, dos vueltas después me adelantaba, empujándome fuera de la pista a mucha velocidad. Por fortuna no perdí el control y volví a la carga. Le volví a pillar y le logré adelantar. Por mala suerte justo al adelantarle tuve que abrir dirección y fue él quien en esta ocasión se fue a la hierva... cosas del destino imagino. (acabo contra el muro y no pudieron continuar)

Ferrai, Aquila y Mosler



La lucha se centro contra el Ferrai, y tras la primera parada donde se equivocaron con la estrategia, conseguimos pillarles dos vueltas de ventaja gracias a la excelente estrategia de Neil Garner y a la malísima del equipo del Ferrari. Parecía que teníamos de pronto y por sorpresa la carrera dominada, hasta que... BANG! palier roto!, la buena fortuna fue que ocurrió en la última recta y pude llevar el coche a los boxes solo con la inercia y allí lo repararon majistralmente en un alarde de trabajo en equipo y volvimos a la pista con 6 vueltas perdidas, pero con posición de puntos importantes.

Mientras esto ocurría, el Ferrari se accidentaba, perdiendo también el liderato y la posibilidad de victoria.

Paul White y Manuel Cintrano entraron al coche, aunque no teníamos posibilidad de ganar la carrera si que al menos importaba llegar lo m´ñas delante posible. Volvimos a la pista en la posición 17 y Manuel terminó la carrera sin más contratiempos en la posición 13.

Hay varias reflexiones que nos hacen estar contentos. Si el palier se rompe en otro sitio, hubiese sido terminal y tendríamos 0 puntos., Si el aquila se sale con la suya también.

El culpable (El palier ehhh!, no yo!)

Hubo muchísimos accidentes, alguno grave. Prácticamente toda la parrilla  vio peligrar su carrera en algún momentos y finalmente ganó un Lotus de la Clase 3, que fue de los pocos que no tuvo ningún problema.


Así de bonito es Chester, la ciudad donde nos alojamos

Fue posiblemente la carrera  más loca del Britcar, en un circuito peligroso, y hemos salido de él con puntos suficientes para seguir liderando la categoría y ser terceros de la general, por lo que el balance es muy muy positivo.

Paul y Manuel demostraron que si no hubiésemos tenido el problema, podríamos haber luchado por la victoria, y de tener un mal fin de semana, terminar 13 con casi todos los rivales fuera de juego, es la mejor opción.



Como curiosidad Paul White estuvo muy descentrado todo el fin de semana, ya que se convirtió en abuelo justo después de la carrera. Una pena no haber podido lograr un mejor resultado para su nieto. Ahora el abjetivo es hacerle el abuelo más rápido del mundo. También curioso y reseñable es que Manuel Cintrano la misma semana de la carrera debutó como cantánte lírico. Alli estuvimos para verle en su debut, y aunque no se nada de música, me pareció mucho más dificil que hacer una vuelta rápida!
Querría terminar la entrada enviando el mayor de los abrazos a Andrey Severs, piloto del Britcar producción que sufrió un terrible accidente en el qualy, del que sobrevivió, pero que dejará fuera de las carreras  por los daños en su espalda. Curiosamente charlamos con el un rato antes y nos resultó ser un tipo encantador que estaba deseando salir a la pista. El major de los deseos para él.