miércoles, 14 de diciembre de 2011

Resumen de nuestra Temporada Britcar 2011

El 2011 sabíamos que sería un año intenso, difícil y muy emocionante. Tras vender el Porsche que tantas alegrías nos ha dado y en el que tantos momentos buenos hemos pasado era hora de pasar a primera división.

El Mosler MT900R era nuestro coche para la temporada y sabíamos que podríaa ser bueno para ganar carreras de la clasificación absoluta y porque no el Cto. Absoluto. Tras los éxitos logrados el objetivo no podía ser otro.




Manuel era muy optimista para el año, aunque yo era más realista. El Mosler es un coche que hay que aprender a sacar partido, no solo desde el punto de vista de la conducción, sino desde el punto de vista del equipo. La estrategia era radicalmente diferente, ya que tendríamos uno de los coches más rápidos, pero tambien uno de los que más consumen, por lo que ahora habría que elegir entre vueltas rápidas o un compromiso entre tiempo por vuelta y consumo.

Otro Handicap era sin duda la mecánica, ya que el equipo debe conocer un coche muy bien para hacerlo durar en las carreras largas, y con el Porsche ese era el caso, pero el Mosler era nuevo para todos. Ten´ríamos que encontrar los problemas y soluciones durante la temporada.

El último problema era la falta de entrenamiento, ya que llegamos a la primera carrera sin haber entrenado ya fábrica de llantas BBs nos dejaba en la estacada y no nos dejaba contar con el coche al 100% para la primera carrera en Silverstone, llegando allí a la aventura.

La primera carrera fue una sorpresa, y acabó siendo pese a todo la mejor del año. Hicimos una pole, vuelta rápida y un segundo puesto. El Britcar subía mucho de nivel de coches, de pilotos y de inscripción, lo que suponía un handicap más a superar. Pese a todo, volvimos muy contentos de Silverstone.






Rockinham fue la segunda cita y ya con el coche al 100%. Esta carrera la dominamos pese a un error de estrategia que nos costó una vuelta, y tan solo un error de conducción mio nos privó de la primera victoria. También volvimos muy felices tras haber aprendido mucho de estrategia y de comprobar que el coche era el coche a batir.






Donington tenía que ser nuestra carrera y todo indicaba que así sería. Teníamos el record de participación y de nivel, con varios equipos extranjeros. esta tendría que ser nuestra. Fuimos los más rápidos en cada una de las sesiones y la moral estaba por las nubes. Atacaríamos al 100%. La carrera comenzó perfectamente y llegamos a doblar a todos los participantes hasta el tercero, cuando la caja de cambios nos abandonó. Otra oportunidad perdida. esta vez si fue una gran decepción, ya que hubiéremos dominado la carrera si no falla la caja.


Thruxton era la carrera más temida por mi. El circuito es simplemente peligroso y una locura, era una de esas carreras donde quieres terminar y pasarla con el menor lío posible... no fue así. Nunca olvidaré mi vuelta de Qualy. Logre hacer la pole en una vuelta de locos y al cruzar la lineas dije desde el alma por la radio; "por Dios Neil, dime que es la pole, porque no tengo cojones de repetir la vuelta" por suerte si era suficiente.
Para la carrera estaba lloviendo y mi sorpresa es que tanto yo como Manuel eramos los más rápidos en esas condiciones, por lo que parecía una carrera fácil... me equivoque de nuevo. La lluvia se convirtió en diluvio y la carrera se tuvo ca cancelar dando por bueno el resultado cuando estábamos en el puesto 11 tras hacer la primera parada. Algunos coches no habían parado. No fue justo, pero fue sensato, ya que era peligroso. Oportunidad perdida.

Spa era la carrera que yo esperaba todo el año , Mi circuito favorito y perfecto para el Mosler. Aquí nunca tuvimos opción, un problema en la dirección y en el morro del coche acarreado de Thruxton hacia el coche inconducible y físicamente no teníamos fuerza para llevarlo. No hicimos pole y por pundonor logré liderar un rato la carrera, pero ambos caímos físicamente hasta el punto de dudar si podríamos acbar la carrera por agotamiento. Un sexto puesto sabía hasta bien dadas las circunstancias.


Castle Combe nos ofrecía una buena oportunidad para lograr nuestra ansiada victoria. No queríamos dejar pasar la oportunidad y lograba otra pole para intentar ganar la carrera. Las ganas me pudieron a la razón y un error de conducción nos dejaba fuera de carrera y por mi culpa. No es peor si es por mi culpa, pero ser único responsable es una píldora difícil de tragar. Llevo muchos años corriendo y es bonito tener que aprender cada día. esta carrera fue una lección para mi.



Sneterton ha sido la carrera más bonita del año. estaban los mejores de todo el año y luchamos a brazo partido por la pole, por el liderato y se consistió en una carrera de sprint de 4 horas. Creo que un segundo puesto hubiese sido un premio justo tras toda la carrera, pero de nuevo la caja de cambios nos apeaba del resultado. Un tornillo de 30 céntimos acababa con nuestra temporada subidos en una grúa.





La última carrera del Britcar no era apta para los coches de primera categoría, con lo que Snett acababa nuestra temporada. Tan solo las 24 Horas de Silverstone tendríamos por delante.

El resultado es 5º clasificados de la general y 2º de la clase 1.

El resumen pese a todo es muy positivo. Hemos dominado muchas carreras, hemos aprendido muchísimo en todos los niveles y hemos disfrutado de luchas muy cerradas en el año de más nivel e inscritos del Britcar, con lo que debemos acabar el año con la cabeza muy alta y trabajando duro para corregir los errores que hemos tenido. Exactamente de eso trata este deporte. Estoy muy orgulloso de Manuel, que se ha defendido perfectamente en circunstancias muy complicadas, ya que encabezando una parrilla de 45 coches te sientes muy observado.

El año que viene parece que volveremos, con el Mosler que tanto ha criticado la gente ( sin analizar bien lo que ha pasado) y me muero de ganar de ganar carreras, las que nos merecemos, las que debimos ganar. La suerte es una amante infiel, pero siempre suele ser justa y devolver lo que te quitó. Si nos pilla ese momento dentro del Mosler podemos ganar.

Ha sido un año muy bonito, creo que el más bonito de mi vida deportiva, y solo puedo agradecer desde el corazón la temporada a Manuel Cintrano, Neil Garner y todo su excelente equipo y tambien como no a Britcar y a Paul White, que confió en mi para las 24 Horas de Silverstone.

Volveremos y volveremos mejores, más fuertes y más preparados... Espero que sea suficiente.

Os voy contando cosas! Un abrazo Racing a todos los que seguiis este blog (muchos más de los que imaginaba!)