lunes, 9 de mayo de 2011

Pole, Vuelta rápida y Decepción

Nada!, parece que no hay manera de ganar una carrera esta temporada. Las dos anteriores citas las hemos logrado perder tras ser los más rápidos y está vez no íbamos a dejar que fuese así.


Todo iba genial desde el principio, Manuel Cintrano y yo estuvimos muy arriba en los entrenamientos libres y todo parecía indicar que esta sería nuestra carrera.

Los entrenamientos oficiales demostraban de nuevo que éramos los favoritos a ganar, ya que nuestro Mosler lograba el tiempo más rápido con más de un segundo de diferencia. La sesión no fue fácil, comenzaba con pista mojada y cada vuelta la pista mejoraba. Logramos estar en quinta posición y esperar hasta el último momento a salir a pista. Con 44 coches en pista lo más difícil era encontrar un hueco. Lo logré y con la pista libre llegó una muy satisfactoria Pole Position. De nuevo teníamos el mejor asiento para ver la dura lucha al día siguiente. ( http://www.thecheckeredflag.co.uk/2011/05/three-for-three-for-no-3-azteca-get-pole-again/ )

Todo en el Domingo de carrera empezó mal. Primero una terrible llamada de teléfono “Dani ha tenido un accidente en Jarama y no se si está bien”, Dani Carretero, mi amigo, compañero en la escuela y “sparring” de cada juerga de motor, había bajado la curva de Bugatti dando vueltas de campana. Esas cosas pasan de vez en cuando, pero creerme que es mejor que te pasen a ti, que saber que le ha pasado a un amigo. (En este momento Dani está bien e intentando ligar con las enfermeras). Siguieron llegando malas noticias desde Jarama, una niña pequeña se caía desde la tribuna… muy “Mal rollo” como os podéis imaginar.

Con todas las llamadas y preocupaciones la hora de la carrera llegó rapidísimo, para seguir con los sobresaltos. El coche en la pre-parrilla se negaba a arrancar, probaron todo y el coche no daba señales de vida. Los mecánicos decidieron que empajarían el coche para arrancarlo a la antigua usanza. Este sistema vale con un Vespino o un coche pequeño, pero con un motor de 7 litros V8… intentaron una vez, dos tres… NADA. La gente de las carreras no se rinde nunca y pese a que los demás coches ya estaban en la parrilla los chicos de Neil Garner seguían empujando el Mosler, hasta que de repente, y casi por mágia, el V8 cobraba vida! Estábamos en la carrera!. Manuel, que también empujaba el coche, se produjo una lesión importante en la pierna, dejándole a demás de preocupado, cojo. Todo un panorama.



La salida fue buena, manteniéndome en el liderato. La estrategia esta vez era “destroyer”, ya que el único plan era ir a fondo las 4 horas y como dicen en Inglaterra “No tomar prisioneros”. No hubo contemplación. Hicimos la vuelta rápida en la vuelta 4 y abrimos hueco casi cada vuelta, llegando a doblar a todos los participantes menos al segundo.



A la hora de carrera la quinta marcha empezó a sonar mal, así que dejé de usarla, al rato la sexta… al rato el sistema de levas dejó de funcionar y la caja de cambios dijo que hoy no era nuestro día. Se acabó la carrera.




Este resultado es una tremenda decepción, dominámos todas las sesiones y teníamos todo lo controlable, bajo control. Parece que se resiste lo de ganar una carrera y ya se está convirtiendo en una obsesión. Todo el Padock de Britcar nos apoya y si logramos ganar (Cuando logremos ganar) se va a alegrar casi todo el mundo. Eso es un verdadero honor.

Volvimos cabizbajos a España, comentado una y otra vez lo que pudo haber sido, para llevarme una agradable sorpresa. En mi ordenador me esperaba un mail de un fotógrafo que me dejó helado. El Mosler tiraba gasolina encima de los escapes durante las tres primeras vueltas, y al parecer los fotógrafos apostaban en que vuelta se produciría el incendio. Parece que finalmente hemos tenido hasta suerte.

Os dejo un video que me ha enviado un aficionado:


No puedo contaros mucho más. La próxima en Thruxton, que ya os contaré como es. Por ahora a lamentarnos y a comentar lo que pudo haber sido y NO FUE. Un abrazo Racing.