martes, 17 de mayo de 2011

El coche; Mosler MT 900R

Como nunca os he podido hablar del coche, he pensado que podríamos colgar esta prueba al Mosler que hice el año pasado para la revista Motoracción y Automovilzona. Espero que os guste.


La bestia parda!, no hay otra manera de definirlo. Este coche, construido entre Estados Unidos e Inglaterra es uno de los GT más rápidos del mundo. Ha ganado en casi todos los Campeonatos que ha participado, y desde aquí voy a tratar de transmitiros las sensaciones que produce conducir unos de los GT más rápidos del mundo.


El Mosler es una de esos coches que cuando lo ves en el box, preparado para salir, da exactamente la impresión de lo que va a ser en realidad, no es un coche que sorprenda, porque lo que parece ser, es un coche brutal, casi como un Group C de los 80´s





Lo primero que llama la atención del coche es lo grande e imponente que es. Es como un autobús aplastado y con gigantes alerones por todas partes. Es muy fácil entrar y salir del coche, pese a lo que parece desde fuera, y una vez sentado te das cuenta de que es un coche pensado para correr desde que alguien se sentó a diseñarlo en un ordenador.


Todos los mandos quedan perfectamente al alcance del piloto, dándote además una visibilidad perfecta a través de su cristal curvado propio de un avión. Llama la atención lo grande que es el volante, con las levas de cambio detrás como un Formula 1, pero para mi sorpresa, también cuenta con la palanca de cambios secuencial. Es muy curioso el sistema de cambio que usa, ya que cuando accionas la leva en el volante, la palanca se mueve como si tiraras de ella, dando una sensación rarísima al piloto. Este sistema está pensado, para que en caso de fallar el sistema hidráulico del cambio, puedas seguir cambiando mecánicamente con la palanca.


Hay dos ruletitas en el salpicadero muy importantes, la del control de tracción y la de la dureza de la dirección asistida. El TC es fundamental en una bestia de casi 600 Cv, ya que si lo tienes seteado muy intrusito perderás mucho tiempo. (Os confiero que yo lo llevo siempre desconectado)La servo dirección es muy importante también, ya que con demasiada servo, no sientes el coche correctamente y con demasiado poca te agotas en un coche tan pesado y con tanta goma.



Arrancar en este coche es muy fácil, pese al sonido y las vibraciones, sale de parado como un Seat Ibiza. La cuestión es que es la única vez que se usa el pedal del embrague, ya que a partir de ese momento solo accionas el acelerador y el freno, porque con el cambio semi-Automático no es necesario, incluso el coche te hace el punta tacón solo.
Esta unidad es algo especial, ya que pese a contar con el motor de 580 CV “pequeño” de 7 litros (Que es la versión GT3 menos potente), el resto del coche está en configuración máxima. Para GT3 debe pesar 1.300 kg, pero esta unidad peso 1.100. De hecho no envidia aceleración con el coche oficial de Mosler, que pude probar con 700 Cv.


Conduciendo en el circuito de Silverstone GP, te das cuenta que este coche parece diseñado para este circuito, ya que sus curvas rápidas enlazadas son donde este coche se desenvuelve mejor. Con lo grande que es y la gran batalla, las curvas lentas simplemente no le gustan, el coche le cuesta girar y luego le cuesta poner el gas, ya que pese al control de tracción, el tremendo par que tiene hace que salgas de las lentas a contravolante.



Es en la zona rápida donde marca la diferencia, Ya que con sus tremendos alerones, y su forma aerodinámica, la velocidad de paso por curva rápida es descomunal, cuesta muchas vueltas hacerse con el límite en esas curvas, ya que la velocidad es absurda y da mucho “respeto” llevar un coche tan grande y tan rápido al límite en curvas de más de 200 km h de paso.



Una vez te haces con el descubres una nueva dimensión y un coche perfecto, a diferencia de lo que yo imaginaba, un coche de estas características es un disfrute, con contravolantes en cada curva y con par suficiente en el pie derecho para cruzar el coche en cualquier marcha y circunstancia.
El control de tracción es prescindible, ya que la potencia es muy controlable y el control, no evita el primer golpe, que es el problemático.
Los frenos están a la par del coche y funcionan a la perfección, no cuenta con ABS ni con servo, lo que da un feeling muy bueno, aunque resulta muy cansado para el piloto, ya que hay que aplicar mucha fuerza.
Los tiempos salen con mucha facilidad (cuando te haces con los co…raje para las rápidas), y entiendes la grandeza de este coche como GT de competición, ya que lo primero que necesita un GT de competición es ser fácil de conducir al límite. Son coches pensados para rodar muchas horas, y en un coche complicado sería muy difícil aguantar tanto tiempo. Una experiencia reveladora y un verdadero ejemplo de lo que debe ser un GT. El Porsche GT3 con el que corriamos en el 2010 es un coche genial, pero demasiado exigente, lo que hace muy difícil no cometer errores.

Esta unidad es muy especial, ya que es el chasis 02 que ganó las 24 horas de Daytona, ahora el coche esta re-hecho para correr el Britcar en el 2011. Para un piloto es un verdadero placer pilotar un coche tan perfecto, y para un amate de los famosos Porsche 962, más aún, ya que pareces estar en uno de ellos.

lunes, 9 de mayo de 2011

Pole, Vuelta rápida y Decepción

Nada!, parece que no hay manera de ganar una carrera esta temporada. Las dos anteriores citas las hemos logrado perder tras ser los más rápidos y está vez no íbamos a dejar que fuese así.


Todo iba genial desde el principio, Manuel Cintrano y yo estuvimos muy arriba en los entrenamientos libres y todo parecía indicar que esta sería nuestra carrera.

Los entrenamientos oficiales demostraban de nuevo que éramos los favoritos a ganar, ya que nuestro Mosler lograba el tiempo más rápido con más de un segundo de diferencia. La sesión no fue fácil, comenzaba con pista mojada y cada vuelta la pista mejoraba. Logramos estar en quinta posición y esperar hasta el último momento a salir a pista. Con 44 coches en pista lo más difícil era encontrar un hueco. Lo logré y con la pista libre llegó una muy satisfactoria Pole Position. De nuevo teníamos el mejor asiento para ver la dura lucha al día siguiente. ( http://www.thecheckeredflag.co.uk/2011/05/three-for-three-for-no-3-azteca-get-pole-again/ )

Todo en el Domingo de carrera empezó mal. Primero una terrible llamada de teléfono “Dani ha tenido un accidente en Jarama y no se si está bien”, Dani Carretero, mi amigo, compañero en la escuela y “sparring” de cada juerga de motor, había bajado la curva de Bugatti dando vueltas de campana. Esas cosas pasan de vez en cuando, pero creerme que es mejor que te pasen a ti, que saber que le ha pasado a un amigo. (En este momento Dani está bien e intentando ligar con las enfermeras). Siguieron llegando malas noticias desde Jarama, una niña pequeña se caía desde la tribuna… muy “Mal rollo” como os podéis imaginar.

Con todas las llamadas y preocupaciones la hora de la carrera llegó rapidísimo, para seguir con los sobresaltos. El coche en la pre-parrilla se negaba a arrancar, probaron todo y el coche no daba señales de vida. Los mecánicos decidieron que empajarían el coche para arrancarlo a la antigua usanza. Este sistema vale con un Vespino o un coche pequeño, pero con un motor de 7 litros V8… intentaron una vez, dos tres… NADA. La gente de las carreras no se rinde nunca y pese a que los demás coches ya estaban en la parrilla los chicos de Neil Garner seguían empujando el Mosler, hasta que de repente, y casi por mágia, el V8 cobraba vida! Estábamos en la carrera!. Manuel, que también empujaba el coche, se produjo una lesión importante en la pierna, dejándole a demás de preocupado, cojo. Todo un panorama.



La salida fue buena, manteniéndome en el liderato. La estrategia esta vez era “destroyer”, ya que el único plan era ir a fondo las 4 horas y como dicen en Inglaterra “No tomar prisioneros”. No hubo contemplación. Hicimos la vuelta rápida en la vuelta 4 y abrimos hueco casi cada vuelta, llegando a doblar a todos los participantes menos al segundo.



A la hora de carrera la quinta marcha empezó a sonar mal, así que dejé de usarla, al rato la sexta… al rato el sistema de levas dejó de funcionar y la caja de cambios dijo que hoy no era nuestro día. Se acabó la carrera.




Este resultado es una tremenda decepción, dominámos todas las sesiones y teníamos todo lo controlable, bajo control. Parece que se resiste lo de ganar una carrera y ya se está convirtiendo en una obsesión. Todo el Padock de Britcar nos apoya y si logramos ganar (Cuando logremos ganar) se va a alegrar casi todo el mundo. Eso es un verdadero honor.

Volvimos cabizbajos a España, comentado una y otra vez lo que pudo haber sido, para llevarme una agradable sorpresa. En mi ordenador me esperaba un mail de un fotógrafo que me dejó helado. El Mosler tiraba gasolina encima de los escapes durante las tres primeras vueltas, y al parecer los fotógrafos apostaban en que vuelta se produciría el incendio. Parece que finalmente hemos tenido hasta suerte.

Os dejo un video que me ha enviado un aficionado:


No puedo contaros mucho más. La próxima en Thruxton, que ya os contaré como es. Por ahora a lamentarnos y a comentar lo que pudo haber sido y NO FUE. Un abrazo Racing.

lunes, 2 de mayo de 2011

Esta semana tercera carrera, 4 horas en Donington Park


Este domingo nos espera una preciosa carrera, 4 horas en Donington Park, un rarísimo circuito que en principio se debería adaptar bien al Mosler. No hay curvas lentas, todas son medias-rápidas y ese es el terreno favorito de nuestro "mosnstruo". La mala noticia es que no es tan fácil como ir rápido. Ya van dos careras que hacemos Pole, vuelta rápida y la perdemos de una manera u otra, así que; primero terminar, segundo no fastidiarla con la estrategia y tercero no fastidiarla saliéndose de pista.. ejem ejem.


Los rivales van a ser los Ferrari F430, los demás Moslers, pero sobre todo el Rapier, un LMP2 que va a ser rápidísimo, así como el Aquila, uno de los coches más rápidos del mundo, que está inscrito a la carrera. Va a ser MUY difícil.... (Pero no imposible ;-) )


Donington es especial para mi, no solo por lo bonito que es, sino porque es allí donde me estrene en la Formula Ford inglesa hace ya... bueno... muuuchos años, además es allí donde ganamos el Cto. el año pasado y´por último pero no menos importante, porque allí está el museo de F1 más importante del mundo. me lo se de memoria, pero sigo visitándolo cada vez que puedo. allí volveré a ver los coches de Senna, al que perdimos ya hace 17 años. Es un lugar con "duende" que te hace tener los pelos de punta toda la visita.

Os dejo hasta la semana que viene, con dos vídeos, uno del museo y otro de una vuelta al circuito del mismo tiempo que tendremos que hacer con el Mosler, nos vemos pronto!