lunes, 28 de marzo de 2011

Hospital, llantas, problemas, pole, vuelta rápida y... Segundos!!!


Aunque parezca increíble, muchas veces lo que todo va mal, acaba bien… Ocho días antes de la carrera teníamos un entrenamiento clave, ya que no conocíamos los consumos del coche, que son esenciales, pero el test se canceló. Una semana antes de la carrera yo estaba en urgencias del Hospital con un dolor en la espalda por un quiste, que no me dejaba ni respirar (de conducir, ni hablamos, claro), tras recuperarme medianamente, averiguamos que no tenemos llantas para el coche, ya que BBS nos ha dejado en la estacada, por lo que teníamos que correr con llantas ridículamente pequeñas y con casi la mitad de goma que el Mosler lleva (lo que significa menos paso por curva y menos duración de goma).

 Para seguir con los males, casi no pudimos rodar en los libres, porque la cantidad de coches (45) y la cantidad de accidentes hacía que hubiese casi todo el tiempo banderas rojas.



Con todo este panorama, no esperábamos comenzar bien el BEC (British Endurance Championship), que es como se llama ahora el Britcar, pero a partir del sábado nuestra suerte empezó a cambiar. Con otros dos Mosler fuera de combate por accidentes en los libres, nos encontramos con la Pole position por casi 2 segundos de ventaja sobre el segundo clasificado, lo que fue una muy agradable sorpresa, por delante del Viper de Scott y del Ferrari Campeón de Gamsky y Robinson.


La pole es agradable, pero en una carrera de 3 horas es meramente anecdótico, ya que sabíamos que el consumo de nuestro coche es mayor que el de los demás y no teníamos ni idea de cuanto durarían los neumáticos, pero sería menos que a los demás, por lo que no eramos muy optimistas.

Yo tomé la salida y no tardé en abrir un hueco (cosa que teníamos que hacer en 90 segundos para ganar la carrera) de 50 segundos… que se vio anulado con la salida del Safety car. Volví a abrir hueco… que se volvió a perder por un segundo safety car, cuando porfían se fue, encontré como agradable sorpresa que la pista estaba llena de aceite, y la desventaja de ser el primero en la pista es que esos “regalos” los abres tú, saliéndome de la pista a unos 180 km/h de nada (creo que ahora tengo alguna cana más) conseguí evitar el golpe (más por suerte que habilidad tengo que decir) y continué en carrera para entregar el coche primero con 15 segundos de ventaja a Manuel. Manuel tuvo algún problema en su Stint, ya que trompeó en ruedas frías al salir de boxes ( Algo muy muy fácil es este coche) y nos vimos relegados, también por los reportajes por el Ferrari y el Viper, que pese a tener menor ritmo, tenían un coche más estable y menos consumo. Manuel entregó el coche tercero, pero en la misma vuelta que los dos primeros, y en mi último stint logre, gracias a poco peso de combustible y gomas frescas re-pescar el segundo puesto.



Menuda locura de carrera, la verdad es que salieron muchas cosas mal, y aún así el resultado lo subiésemos firmado, bueno, desde la sala de urgencias hubiese firmado poder conducir mi Honda Civic al Mercadona, imagínate correr e imagínate hacer segundos, pole y vuelta rápida…



Esto nos sitúa empatados primeros con el Ferrari de Gamsky y Robinson (Campeones 2009 y 2010), ya que la vuelta rápida da puntos, y me sitúa a mi muy bien colocado en el Sunoco Challenge (que es una competición entre Britcar, GT y F3 para que el mejor piloto corra las 24 horas de Daytona). Desde luego la buena noticia es que vamos a mejorar muchas cosas y que el coche es competitivo. No se que pasará en las demás carreras, pero seguro que vamos a dar guerra!.


Ir a Silverstone es genial, siempre lo pasamos muy bien. Para empezar nos quedamos en una casa particular que nos alquila habitaciones y donde tenemos nuestra “casa inglesa”, donde la señora no solo nos hace el desayuno, sino que nos deja en la cama revistas de coches y galletas :-)


Culinariamente siempre hacemos lo mismo, tenemos nuestros sitios que conocemos y nos encantan, un restaurante americamos, un indio muy peculiar donde todos los pilotos de F1 van a cenar y al restaurante de Oxford de Jamie Oliver, un famoso cocinero inglés. (todo esto es para evitar la típica comida inglesa. (aqui Neil y Rod disfrutando de un exquisito manjar ingles...)


Volvemos muy contentos y con puntos en el bolsillo, pero sobretodo con ganas de mejorar y de luchar por el precioso Campeonato que estamos teniendo en 2011 y subidos en el coche más bonito de la historia!
Os dejo unas fantásticas fotos de Gary Parravany:

"
2011 britcar silverstone - azteca - Images by Gary Parravani



Un abrazo a todos y espero contaros más buenas noticias pronto!