martes, 22 de junio de 2010

Tropezón en Castle Combe :-(



Ya tenían que llegar los malos momentos, y ha tenido que ser en Castle Combe. Ha sido un meeting de locura todo el, empezando mal desde el principio. En los primeros entrenamientos un mecánico se dejó el capot del coche suelto, haciendo que se abriera en el primer entrenamiento y destrozando el cristal, capot y techo del coche, lo que nos dejaba además sin entrenar. El equipo devastado por lo ocurrido lo solucionó de dos maneras, haciendo un pastel de chocolate, (lo que es una tradición que nació hace un año cuando Manuel llevo una tarta por haber chocado en Spa)

 y organizandonos un test el viernes con un Catherham para que Manuel y yo pudiésemos entrenar algo. No era lo mismo, pero nos sirvió para hacer manos, divertirnos y porque no decirlo, pasar pánico mutuo cuando nos tocaba ir de copi... creo que ambos lo pasamos realmente mal, aunque dio para muchas risas en la cena. (especialmente el momento en que Manuel golpeaba un cono a 170 km/h que paso rozando mi casco y acabo rompiendo la aleta trasera...)


Lo serio llegaba el sábado con los entrenos oficiales. El Porsche funcionaba a las mil maravillas y bajamos el tiempo del año pasado en más de 7 décimas, clasificándolo en segunda posición de la categoría y sextos de la general.

Castle Combe es el mejor meeting del año, y pese a lo peligroso del circuito, una vez te olvidas de la falta de seguridad, es una verdadera maravilla rodar alli. El porche vuela literalmente por la pista y las sensaciones se magnifican, simplemente fantástico. La organización hace que los coches entren a la parrilla una hora antes de la carrera, y el público, muy numeroso, entra a ver los coches y hablar con los pilotos. es una verdadera pasada el ambiente que se vive, la afición de la gente y el buen ambiente en general que pudimos vivir.


La salida fue buena, me colé cuarto de la general y primero de la categoría, para empezar a partir de ahí una lucha salvaje de casi una hora, con un TVR, un BMW y un Lotus, que rodaban más rápido que yo, pero que, pese a los golpes, empujones y frenadas, no conseguían pasarme ;-)


Toda la alegría se esfumó de un plumazo cuando: BANG!



Una rueda decidía continuar su carrera por su lado, dejándonos apeados de la carrera y con el campeonato en serio peligro.
Los mecánicos se ponían manos a la obra y lograban sacar el coche a la pista, reparando el buje roto, 22 vueltas por detrás, pero con un objetivo clave, llegar al 40% de carrera, lo que con la reglamentación del Britcar suponía puntos claves, para seguir optando a ganar el Campeonato.
Manuel salía de boxes con 22 vueltas perdidas, para llevar el coche a la meta. En el proceso dejó claro cual hubiese sido nuestra posición, ya que estivo rodando con el segundo clasificado y en unos tiempos muy competitivos, que nos hubiesen llevado a la segunda posición (siempre hipotéticamente, por desgracia).

El resultado nos deja heridos, pero seguimos líderes del Campeonato en la categoría y terceros de la general absoluta, lo que visto lo visto no está mal, solo nos quedada irnos de público decepcionados, pero dispuestos a disfrutar de la carreras de la jornada, la Formula Ford y la copa Mazda MX5. Inglaterra es una pasada!
De ahí, el lunes a la sede del equipo, para hacer los moldes del asiento del Mosler, que ya está casi listo para empezar el programa de entrenamientos de cara a las 24 Horas de Silverstone. (también para toquetear todos los coches interesantes que estaban por allí)

La siguiente carrera Snetterton 4 horas en Julio. esperamos traeros mejores noticias entonces, ya que el Campeonato parece estar defendiéndose entre tres coches y seguimos siendo uno de ellos. Cada cosa que pase será clave.